¿Cómo empezar?

 

Quizá lo mejor sea comenzar por el final. Toda historia arranca con un obstáculo, un incidente que se cruza en el camino del protagonista y pone su vida patas arribas. En mi caso fue la enfermedad, en un tiempo en el que yo creía que las personas enfermaban. El caso es que llegué a estar "muy enferma", tanto que, cuando por fin me conoció la persona que me puso en el camino correcto, me encontraba al borde del abismo.

Pero, como en toda historia, los obstáculos están para salvarlos... Tras varios años de especialistas que jamás me miraron a los ojos y muchas preguntas sin respuesta acerca de las enfermedades autoinmunes, las terapias energéticas y la meditación llegaron a mi vida para arrojar luz en la oscuridad en la que ésta se había convertido.

 

Así fue como me recuperé obrándose el milagro que es en realidad la vida. Muchas cosas se recolocaron en cuanto mi mente y mi actitud se volvieron más positivas. Alejé de mí todo aquello y a aquellos que no me hacían ningún bien, les perdoné, les di las gracias y les dejé partir. Mis prioridades cambiaron drásticamente. Aprendí a dedicar tiempo a no hacer nada, a contemplar la vida, a estar conmigo misma y a dejar de ponerme metas y objetivos. 

 

Como ahora sé bien lo que es estar en el lado oscuro, ese en el que tan a gusto habita el miedo, la culpa y la autoexigencia que llevan al sufrimiento, decidí ayudar a otros que se creyeran enfermos. Y aquí estoy, dispuesta a guiar como yo fui guiada a aquellos que se sientan tristes, preocupados o con dolencias.

 

Porque entendí que tú y yo somos UNO, que el amor es la mejor cura empezando por el amor a uno mismo. Supe que somos perfectos, que no nos falta absolutamente nada y que  respetarse y conocerse son el principio de todo comienzo.

 

Si así lo sientes, acompáñame. Y si no, gracias por haberte asomado hasta aquí.

 

Gracias a mis maestros y maestras de Reiki y Sanación Delfínica: Ana Belén Rivera, John Curtin y María Dolores Fernández y a los centros Reiki es Luz y Fundación Sauce. Todo mi amor para vosotros.

 

Gracias a mis profesores de meditación: Elena Hernández, Ana María Mendoza, Ricardo Rowland, Irene Peña de Asociación Causay y Federación Internacional de Terapias Complementarias Ananda, por continuar con tanto cariño lo que otros empezaron.

 

Gracias a los monjes y yoguis del Centro Syvananda Yoga. Vuestro sendero es mi camino.  

 

Volver a Inicio

 

Carmen Pombero

Instructora de meditación, relajación y mindfulness. Maestra de Reiki Angélico. Facilitadora y Terapeuta de Sanación Emocional Delfínica. Reki Usui Tibetano Nivel II. Arteterapeuta.

Escritura

Mi oficio es el de escritora. Quizá hayas visto mi nombre firmando guiones de series de televisión como "Seis hermanas", "Sin tetas no hay paraíso" u "Hospital Central".

 

Mi textos teatrales son publicados, estrenados y estudiados en las principales universidades del mundo por su temática comprometida y la experimentación formal. Publico microrelatos en revistas americanas y he escrito algunas novelas infantiles.

 

Antes de eso estudié canto e interpretación y ejercí de actriz, monitora de tiempo libre y profesora de expresión corporal. Emigré a New York, donde estudié danzas africanas. Regresé y me hice productora y directora teatral. Marché a Cuba, donde el cine y la televisión se cruzaron en mi camino... Me trasladé a Madrid y me convertí en creativo de eventos y campañas publicitarias además de gionista de TV... Fui madre, me aficcioné a la pintura y al yoga... Empecé a impartir clases de escritura... Y ahora, aquí estoy y tú estás leyendo esto que te escribo... Muchas gracias por hacerlo.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
Esta web no emplea utiliza cookies. © Sanación y arteterapia